Inventando polémicas nos alejamos de lo profundo

La semana pasada en la Cumbre de las Américas se terminó de consolidar una polémica, un poco inventada, sobre la posición del presidente de Chile y sus postura sobre Cuba, Venezuela y Nicaragua. Se le acusa de ser muy crítico y poco solidario con esos países, los que, bajo la bandera de la izquierda, han sufrido la tenaz consecuencia de pararse contra EEUU. La verdad es que Gabriel Boric simplemente ha dicho, una y otra vez, que la izquierda tiene que abrazar el respeto irrestricto a los derechos humanos, crear una convivencia sana y colaborativa en la región y distribuir la migración que ha sido producto de la crisis humanitaria que afecta a los países latinoamericanos. Sin querer desacreditar un análisis más profundo sobre cada uno de esos puntos, creo que es importante, sin embargo, enfatizar que no puede ser naturalizada la constancia con la que el presidente se refiere a estos países en los distintos medios de comunicación, como tampoco que tenga que reiterar incesantemente la importancia de respetar los derechos humanos y las libertades personales al ser una persona de izquierda, lo que, para mi entender, se debería dar por sentado. Es así que pretendo dar un poco de contexto a estos comentarios, enfatizando solo algunos ejemplos que no dejan de ser pocos para el gran abanico de momentos en que los medios han querido encontrar la cuña[1] perfecta para poder deslegitimar el argumento del presidente Gabriel Boric o del proceso de cambio social chileno.

El 11 Julio del 2021 se realizó el debate presidencial entre los candidatos presidenciales del pacto Apruebo Dignidad, Daniel Jadue (Partido Comunista de Chile) y Gabriel Boric (Convergencia Social). El mismo día, una gran manifestación en contra del régimen cubano se había levantado, por lo que la pregunta sobre el tema era inminente, y se reservó para el bloque de Política Internacional.[2] Pocas horas pasado el debate, se filtró un audio del periodista Matías del Río, quien, previo al debate, de forma muy suelta decía “tengo miedo que no salga el tema Cuba con la potencia que requiere hoy día”. Obviamente, conociendo la carrera del periodista, el conflicto político social en la isla era de poca importancia. Lo que importaba era ver las reacciones de los candidatos de izquierda.

En diciembre del 2021 Leopoldo López, excandidato presidencial de la oposición venezolana, llegó a Chile con el solo fin de comentar sobre la Convención Constitucional, la que hasta ese momento aún no tenía borrador de Constitución. Los diarios de circulación nacional[3] llenaron sus páginas con comentarios y frases de su llegada y opinión sobre la situación política de Chile. Canal 13, perteneciente al grupo Luksic,[4] incluso tuvo la osadía de invitarlo a opinar en vivo en su programa dominical Mesa Central. Constantemente se repetía la misma frase; Venezuela había vivido hace veinte años lo que Chile estaba experimentando, y que las consecuencias se observaban a simple vista.

El mismo mes de diciembre, Gabriel Boric había logrado la difícil tarea de convocar a un porcentaje de votantes mucho mayor que en cualquier elección desde que se había instaurado el sistema de voto voluntario en el país, así llegando a convertirse en Presidente de la República. Si bien es cierto que el nuevo presidente de Chile ganó las elecciones, es muy importante recordar que en la segunda vuelta su opositor no era una persona de derecha democrática, sino José Antonio Kast del partido Republicano, quien había renunciado a la Unión Demócrata Independiente por considerarla un partido muy dialogante.[5] Kast logró que todos los partidos de derecha votaran por él en la segunda vuelta, logrando aproximadamente un 44% de la votación.

Para terminar, entre abril y mayo de este año, un grupo de camioneros realizó un paro en distintas zonas del sur de Chile. Debido a que el eje central de distribución de productos en el país se produce a través de carreteras,[6] los camioneros han generado un poder que cada vez que pueden han sabido utilizar. Las negociaciones hicieron que el gobierno cediera en aplicar el Estado de Excepción Constitucional (Emergencia) en las provincias de Bio Bio, Arauco, Cautín y Malleco,[7] intentando que fuese acotado solo para el control de carreteras. Por un lado, el paro de camioneros no pasó desapercibido, y medios alternativos como La Voz de los Que Sobran, Piensa Prensa, o el twittero anónimo Mr. Wolf no dejaron de manifestar la importancia de apurar el proyecto de trenes para Chile, mientras muchos recordaban la terrible presión de los camioneros en 1972 para colapsar el gobierno del entonces presidente Salvador Allende. Por otro lado, el Estado de Excepción produjo importantes reacciones por parte de intelectuales mapuche, e incluso concluyó con la renuncia del abogado mapuche Salvador Millaleo como coordinador de Asuntos Indígenas del Gobierno.

En el entremedio, el gobierno sigue trabajando en una reforma tributaria que permita financiar el cambio a un sistema económico que incluya los derechos sociales universales en un sistema que, desde la promulgación de la constitución de 1980, ha tenido como centro el consumo de los recursos naturales, humanos y sociales. Se ha enfatizado la política de género en cada eje de política pública, y se espera que en septiembre de este año se apruebe una constitución que consagre constitucionalmente que Chile es un estado plurinacional cuyos ejes se alinean con los acuerdos firmados en tratados internacionales.[8]

Con todo esto, es importante dejar en claro una cosa. No es posible que cada paso que dé el presidente chileno sea uno perfecto, ni mucho menos uno que se alinee a las opiniones personales de cada uno de los habitantes de Chile, ni mucho menos de Latinoamérica. Tampoco es posible evitar que el presidente comente sobre otros países: lamentablemente los grandes medios de comunicación chilenos no han hecho mejores preguntas.[9] Lo que sí creo es que dentro de la totalidad, el proyecto que se intenta poner sobre la mesa cumple cabalmente con la mayoría de mis expectativas. Y pese a las distintas críticas sobre políticas inmediatas que ciertamente puedo compartir, lo que se está construyendo al largo plazo ha hecho que muchas personas, incluido yo, sueñen con un Chile más justo. Dejando esto claro, finalmente, creo que es posible comenzar un debate profundo sobre una democracia que se centre en las transformaciones sociales y económicas. 


[1] Una palabra muy común en el medio chileno, que define la acción de los medios de buscar un ligero argumento que pueda sacarse de contexto para llenar los titulares semanales.

[2] Reconociendo la complejidad de la política externa consistente, a grandes rasgos, en la posición de un Estado en materias comerciales, sociales, políticas, tecnológicas y de comunicaciones, resulta importante recalcar que, para el debate presidencial, ese bloque se redujo a ¿Es Cuba una dictadura?

[3] La mayoría pertenecientes al grupo Saieh y la familia Edwards. El primero se configura como la cuarta fortuna del país, y la familia Edwards es dueña del diario El Mercurio con sus distintas derivaciones regionales.

[4] Este grupo empresarial se posiciona con la mayor fortuna de Chile.

[5] La UDI (Unión Demócrata Independiente) es el partido fundado por Jaime Guzmán, el cerebro de la constitución de 1980 y muy cercano a Augusto Pinochet.

[6] Chile no tiene un sistema de trenes, y la geografía hace que sea muy fácil el bloqueo.

[7] Centros del conflicto con el pueblo Mapuche, donde grupos paramilitares de ultraderecha, organizaciones armadas centradas en el robo de madera, comunidades mapuche radicalizadas, grandes forestales, comunidades indígenas no radicalizadas, y comunidades campesinas y urbanas conviven en el sector (debo enfatizar que es una generalización, y que se ha escrito mucho sobre este tema y la complejidad de él).

[8] Principalmente el convenio 169 de la OIT.

[9] Ni tampoco medios de comunicación internacionales. Recordar el paso de Boric por Argentina y EEUU.

Maestro en Artes

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s