Por una vivienda digna en la Cuarta Transformación

Han pasado casi 40 años desde que en México se elevó a rango constitucional el derecho a la vivienda y que ésta sea digna y decorosa, dentro de toda la ambigüedad que le rodea; a la par de que paradójicamente el Estado neoliberal se quitaba responsabilidad del bienestar de las personas, anunciando el sálvese quien pueda con una pronunciada venta de empresas públicas, endeudamientos, devaluaciones y pérdida del poder adquisitivo de la familia promedio.

Este derecho amparado y ratificado por pactos y tratados internacionales se traduce neoliberalmente en que el Estado mexicano deja de ser promotor y desarrollador de vivienda, ahora su función es facilitar y hasta subsidiar al sector privado la producción en serie de viviendas de molde que no atienden a las características climáticas y culturales de cada región.

Desde la Cuarta Transformación, con base en la evidencia empírica, se criticaron los últimos treinta años antes de la llegada de Andrés Manuel López Obrador. No se garantizó factiblemente el derecho humano a la vivienda, mientras la visión privatizadora y urbanista impone un modelo de desarrollo que impacta en el incremento de las ciudades, dejando sin posibilidades a las personas del campo y forzándoles a migrar.

Con esto, se aprecia cómo se pierde el aspecto popular de los llamados créditos de interés social, dando como resultado la disminución de la participación de los créditos públicos en la adquisición de vivienda, quedándose con la única opción de solventarla solamente con recursos propios.

Esta condición ha dado como resultado que se requieran 8.2 millones de viviendas para 2020 de acuerdo con el INEGI como se muestra en la figura. Esto sin señalar las condiciones de deterioro en que se encuentran, así como se muestra a continuación:

El giro contra el neoliberalismo

El Programa Nacional de Vivienda 2021-2024 significa un cambio radical en el entendimiento de la responsabilidad del gobierno en el acceso a la vivienda. Basándose en que el mercado no sustituye al Estado, y que no hay que dejar a nadie afuera, se ha llevado a cabo un plan que va desde el derecho de propiedad de la tierra, hasta el estímulo para la construcción de ésta con materiales tradicionales.

La nueva política de vivienda coloca su énfasis en los grupos más vulnerables,  devolviéndoles el acceso a la vivienda adecuada como derecho; este programa es pionero en el mundo por su alineación a los criterios de vivienda adecuada de la ONU. Sin embargo, no descartamos que queda mucho por hacer.

Asimismo, en estos dos años se han presentado resultados significativos:

  1. Se cambia el esquema de crédito para que paguen más quienes más ganan y se les otorga facilidades a quienes perciben menores ingresos.
  2. Se desarrollan esquemas de autoproducción con líneas de financiamiento.
  3. Se elaboró un índice de priorización.
  4. Se realizaron convenios públicos y privados para regularizar asentamientos.
  5. Se propuso elaborar una canasta de materiales
  6. Se propone como meta reducir el gasto en vivienda como porcentaje del gasto total de los hogares de menores ingresos.

Vivienda en Sonora

En Sonora cerca del 30% de las personas no ejercen su derecho humano a la vivienda adecuada y, como en el resto del mundo, hace falta la acción del Estado para que éste deje de ser un bien inaccesible para las futuras generaciones.

Según la última encuesta del INEGI (2020) en el estado sonorense se dan condiciones particulares, ya que el 84.4% por ciento han sido adquiridas, o están siendo usadas, por medio de un crédito Infonavit. Respecto a las condiciones 35.9% cuentan con problemas de grietas o cuarteaduras en techos y muros de su estructura, además de problemas estructurales de humedad o filtraciones de agua en cimientos, muros o techos.

Un tema para las juventudes

Recientemente, activistas y políticos de izquierda de todo el mundo han cuestionado las injusticias de los inmobiliarios en contubernio con los gobiernos de derecha a lo largo del globo. Como en Puerto Rico desalojan de su barrio a familias completas después de una vida, en Jalisco la renta promedio se exhibe por arriba del sueldo promedio, desalojos masivos en España a la par que incrementa el porcentaje de casas desocupadas.

Conclusión

La agenda política de la juventud debe ir más allá de buscar la representación de personas de menor edad en la toma de decisiones, ya que, como dice Enrique Dussel, hay jóvenes viejos (con ideas viejas) y viejos jóvenes que enarbolan las causas sociales de la época. La consigna por participar en mayor medida en la distribución de los bienes que se crean en sociedad encuentra una clave fundamental en el derecho a la vivienda, por ello ésta debe enmarcarse como una de nuestras principales demandas, de una generación de desposeídas y desposeídos que reclamamos nuestro derecho a vivir en paz en una vivienda digna y garantizada.

Para más información, lean el artículo ‘’Derecho Humano a la Vivienda en Sonora’’ de Rigoberto García. También recomendamos ampliamente los documentales El Apagón de Bad Bunny y PUSH, en defensa del derecho a la vivienda.

Además, aprovechando la coyuntura, celebramos el triunfo de Lula Da Silva, y les invitamos a escuchar nuestro programa sobre el derecho a la vivienda en Sonora el miércoles 2 de noviembre a las 3 P.M. por Radio Sonora.


Anuncio publicitario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s