Sonora: ¿Qué nos deja la consulta sobre la revocación de mandato?

Sin lugar a dudas, hay muchos matices desde los cuales se puede describir el fenómeno que vivimos el domingo 10 de abril del 2022, pero de primera instancia yo me atrevo a decir que la gran ganadora fue la ciudadanía. Fuimos nosostrxs las y los demócratas que, más temprano que tarde, hicimos historia al participar en la primera consulta popular para la revocación del mandato del presidente.

Para quienes no investigan y mucho opinan, les comparto algunas cifras locales: en Sonora hubo una participación de alrededor de 300 600 personas, de las cuales 285 mil estuvieron A FAVOR de que siga el presidente en funciones, mientras un poco más de 12 mil opinaron que se debía revocar el mandato; es decir, fue arrasador el apoyo (mayor al 91%)  que se mostró por la opción de continuar con el proyecto político encabezado por Andrés Manuel López Obrador.

Vale decirse que estos resultados fueron con el 30% de las casillas instaladas, por lo que si calculamos la media, se obtuvo un promedio de 214 votos en cada una; y además, hay que contemplar que la consulta fue realizada el domingo de ramos, antepuesta a una veda electoral, en donde no sólo no se podía hablar de los resultados positivos del gobierno, sino que también hubo varios personajes públicos que llamaron fervientemente al abstencionismo. Y de todas maneras, ¿les parece poco el resultado? A mí no.

Es muy cómodo comparar la cifra de votantes con la elección inmediata anterior donde estuvo conteniendo Andrés Manuel, y tras ello concluir que de 30 millones de votos hoy sólo tuvo la mitad, sin embargo, en honor a la verdad, esta comparativa puede resultar absurda no sólo por las condiciones en las que se dio esta consulta y que ya he comentado anteriormente, sino que tendríamos que contrastarlo con ejercicios similares como las consultas previas, por ejemplo la del juicio a los expresidentes que pasamos de un 5.8% de participación a un 13.9% en Sonora, y por lo tanto, la asistencia aumentó más del doble.

Así como andar en bicicleta, despejar una ecuación, participar en un debate, son ejercicios en los que debes practicar para poder desarrollar habilidades; entonces, ¿por qué tendría que ser diferente a un ejercicio de participación ciudadana? ¿No sería lo más lógico que el organismo creado para realizar elecciones y fomentar la dicha participación así como sus filiales estatales propusieran más y más ejercicios de esta naturaleza? ¿Y qué pasará si el día de mañana necesitamos revocar un mandato? No tendríamos idea de cuáles serían los procedimientos y menos la aplicación de los mismos.

Al final del día, habrá quienes digan lo que quieran de este instrumento, pero la realidad es que es una herramienta para nosotrxs, que nos hace recordar la máxima de que el pueblo pone y el pueblo quita.

Maestra en Matemáticas Educativas

Un comentario

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s